sábado, 3 de abril de 2010

Victoria reducida

Atlanta 2-Defensores de Belgrano 0
LA SINTESIS
Estadio: Atlanta
Horario: 13 horas, 03 de abril de 2010
Público: 1000 personas Aprox.
Atlanta: Rodrigo Llinás; Nicolás Cherro, Carlos Izquierdoz, Carlos Arancibia, Juan Segovia; Juan Galeano, Leandro Álvarez (78m Gastón Gallo), Guido Rutili, Matías Castro (54m Martín Palisi); Oscar Acuña (92m Javier Martino) y Andrés Soriano. DT: Javier Alonso. Suplentes: Fabián Moyano, Marcos de Paulo, Federico Mociulsky, Juan Acosta Cabrera.
Defensores: Raúl Sanzotti; Pablo Batallini, Ricardo Villalba, Luciano Nebot, Juan Pablo Rochi; Jonathan Páez (59m Maximiliano Serrano), Ricardo Aparicio, Leonardo Luppino (59m Albano Becica); Maximiliano Ceratto; Mauro Conocchiari (68m Martín Batallini) y Alejandro García. DT: Rodolfo Della Pica. Suplentes: Germán Oviedo, Nicolás Tarabini, Marcelo Marzoratti, Rodrigo Platero
Arbitro: Diego Ceballos
Líneas: Mario Medina y José Mendoza
Goles: 12m Izquierdoz (A), 30m Acuña (A)
Amonestados: Arancibia, Álvarez, Castro (A); Villalba, P. Batallini, Páez, Nebot, Conocchiari, Becica
La Figura: Oscar Acuña (A)
Comentario:
Justa victoria de Atlanta, basada en su solidez defensiva, sumado al aporte de los volantes y la velocidad de Acuña y sin contar con Lolli, Cubilla, Quiroga y el “mágico” González por sendas lesiones. Defensores tuvo horrores defensivos que pago muy caro y tuvo solo diez minutos de juego intenso, pero ya el partido estaba cocinado.
Sabiendo que lo único que les servia a ambos era el triunfo, salieron dispuestos a obtener una victoria, aunque el que mejor lo interpretó esto fue el local, que gracias al buen manejo de Álvarez y Castro tomaban posesión del campo y la pelota. Por su parte el “dragón” deambulaba por la cancha, con un Ceratto errático y Supino resolviendo mal en los metros finales. Esta era la postal del cotejo, por eso en una pelota detenida Izquierdos con un gran cabezazo venció a Sansota, porque tuvo todo el tiempo del mundo para establecer el tanto, ante la pasividad de la defensa, esto sucedió en doce minutos de juego. Obnubilado con la desventaja, Defensores intentó reaccionar, pero mesuradamente, sin peso y con grandes problemas para encontrar socios que pudieran descargar en sus delanteros. Esto era bien aprovechado por Atlanta que con la ventaja a favor, jugó con la desesperación de su rival, bien plantado en defensa y saliendo rápido vía contragolpe ponía en riesgo la valla de Sanzotti. A los treinta hubo una jugada descollante de Acuña que se fue de diagonal hacia la derecha, desparramando defensores como si fuesen hojas de árboles y rematando con clase hacia el arco visitante para decretar el dos a cero. Los desacoples defensivos en Defensores eran una constante, una verdadera invitación a ser descubiertos. Cuando restaban cinco minutos para finalizar el primer tiempo llegó la visita, tras una gran jugada de Conocchiari que cedió para Batallini, pero su remate salió desviado. En el descuento Conocchiari pudo concretar, pero se nubló en el área y disparó lejos del arco de Llinas. Pensábamos que el complemento sería para Defensores una inspiración, una búsqueda constante al arco local, pero nos equivocamos, porque solo fue un cúmulo de voluntades, con más desaciertos que virtudes, esto fue un regalo para Atlanta que se relajó, debido a la impotencia de su oponente a la hora de atacar. Asi el encuentro se desdibujo, se torno chato y olvidable, por la impericia de unos y el conformismo de otros. Luego llegó la hora de los calambres de los jugadores de Atlanta (Álvarez debió salir lesionado) y los tardíos cambios de la visita. Cuando faltaban cinco minutos para finalizar el partido, se despertó Defensores, que tuvo cuatro jugadas seguidas de gol. A los cuarenta y uno de juego, una media vuelta de Ceratto casi convierte el descuento, pero su remate salió cerca del poste. Un minuto después el mismo jugador revienta el travesaño, gracias a una avivada de Martín Batallini. Ya en tiempo de descuento Llinas salva milagrosamente ante Ceratto y antes de que Ceballos pitará el final García disparó cerca del poste derecho. Pero así concluyó el partido con el dos a cero a favor del bohemio.
Claramente este partido lo perdió Defensores por sus graves errores en defensa y la displicencia con la que jugaron casi todo el partido, solo despertaron en el minuto cuarenta de la segunda parte. Atlanta lo tuvo controlado, se notaron las ausencias, pero pegó en los momentos que debía hacerlo y se llevó los tres puntos que le sirven para soñar con entrar al reducido.
Mariano de Luzuriaga

No hay comentarios: