lunes, 30 de mayo de 2016

Victoria con polémica


Acassuso 0-Deportivo Moron 1

LA SINTESIS:

Estadio: Platense (Local Acassuso)

Horario: 15:30 horas

Fecha: 30 de Mayo de 2016

Público: 200 personas aproximadamente.

Acassuso: Julio Salva; Ariel Berón, Manuel Capasso, Nicolás Pizarro, Rodrigo Chao; Esteban Pipino, Alejandro Fiedrich, Julián Giménez, Juan Coassini; Gustavo Fernández y Damián Salvatierra. DT: Gustavo Cisneros.   

Suplentes: Mariano Monllor, Matías Miguez, Maximiliano Mela, Lazaro Romero.

Cambios: 62m Joel Fioriti x Julian Giménez, 72m Gianluca Ferrario x Juan Coassini, 75m Marcos Galeano x Gustavo Fernández.   

Deportivo Moron: Milton Álvarez; Juan Gabriel Ferreira, Emmanuel Francés, Cristian Broggi, Emiliano Mayola; Cristian Yassogna, Emmanuel Giménez, Cristian Lillo, Gerardo Martínez; Junior Mendieta y Javier Pérez. DT: Walter Otta.  

Suplentes: Nicolás Angellotti, Nicolás Minici, Maximiliano Jerez, Kevin López Arroyo.

Cambios: 50m Javier Rossi x Javier Pérez, 75m Federico Turienzo x Emmanuel Giménez, 85m Rodrigo Basualdo x Junior Mendieta.

Arbitro: Gastón Meineri.

Líneas: Guillermo Santillán y Nicolás Bravo.

Goles: 84m Junior Mendieta (DM).

Amonestados: Nicolás Pizarro, Rodrigo Chao, Alejandro Fiedrich (A); Emmanuel Francés, Junior Mendieta, Rodrigo Basuldo (DM).  

La Figura: Junior Mendieta (DM).

Comentario:  

Con realidades disimiles se enfrentaron Acassuso y Moron, el que hacía de local para sumar puntos y mejorar la campaña y la visita tratar de no perder pisada a los de arriba en el tramo final.

El primer tiempo fue parejo no hubo un dominador aunque Pipino y Mendieta eran los que podían darle esperanzas a la tarde, pero los arcos estaban muy lejos todavía. Fue abúlica la primera parte se fueron midiendo y hubo más forcejeos que fútbol, aunque era Acassuso que buscaba con mayor asiduidad la apertura del tanteador, pero faltaba la puntada final. Moron intentaba asociarse con la dupla Mendieta-Martinez, la velocidad y el buen juego de ambos,  aunque adolecía del mismo problema que su rival precisión en la última jugada. Así concluyó el primer tiempo donde ambos ofrecieron muy poco y la premisa luchar prevaleció sobre jugar. Los entrenadores tomaron nota de esto y la segunda parte fue creciendo en emotividad, Berón y Pipino jugaban a la espalda de Mayola obligando a Francés a cerrar con su pierna menos hábil y esto generó cierto riesgo. Moron entendió que debía ganar si o si y Rossi ingresó por un timorato Pérez que poco pesó en el partido La primera aproximación seria fue gracias a Pipino haciendo una falsa pared por izquierda mandando un centro para Fernández que llegó exigido y no pudo convertir. La respuesta llegó a través de un lateral de Ferreira que encontró a Rossi  abajo del arco pero el delantero remató molestado por un defensor y no pudo convertir. De a poco Moron fue acercándose a Salva sigilosamente aunque el local también había mejorado ostensiblemente respecto a la primera parte. Cuando parecía que el cerrojo del cero no se iba a romper, a seis minutos del final Mendieta frotó la lámpara desde afuera del área con un remate esquinado al palo derecho de Salva que nada pudo hacer, para establecer el uno a cero. Quizás el empate era lo más justo, pero esto a Moron poco le importó ya que con este resultado seguía en carrera. El topetazo del gol lo sintió Acassuso, que con sus huestes fue hasta el arco defendido por Álvarez y tuvo el empate cuando Meineri cobró un tiro libre en la puerta del área, del mismo se hizo cargo Galeano y aunque la pelota dio en la mano de un defensor, el árbitro cobró adelantamiento de la barrera aunque contradictoriamente hizo adelantar la pelota  casi un metro más de donde se había pateado con antelación. Todo Acassuso reclamó esta jugada ya que la mano existió pero Meineri hizo caso omiso de esto justificándolo con un adelantamiento. Pero en la última bola Pizarro solo ante Álvarez pifia su remate y la pelota milagrosamente pega en el palo. No hubo tiempo para más, esta victoria es un bálsamo para Moron por todo lo ocurrido con sus jugadores amenazados y lo invita a soñar con la posibilidad de un ascenso y un castigo para Acassuso que no debió irse con las manos vacías.
Reportó: Mariano de Luzuriaga

No hay comentarios: