martes, 24 de mayo de 2016

Todos fueron el Rulo

Ferro carril Oeste 0 Nueva Chicago 1


LA SINTESIS:
Estadio: Ferro Carril Oeste.
Horario: 21:10 hs.
Fecha: 23de mayo de 2016.
Público: 1500 personas aproximadamente.

Ferro Carril Oeste: Iván López; Alan Aguirre, Renzo Vera, Leonardo Incorvaia y Rodrigo Manzur; Guillermo Vernetti, Reinaldo Alderete, Brian Aquino y Martín Ojeda; José Vizcarra y Ezequiel Pérez. DT: Walter Perazzo.

Suplentes: Nehemías Macedo, Pablo Frontini, Sebastián Ménguezy Rodrigo Izco.

Cambios: ’45 Miguel Puglia por Vernetti. ’67 Luis Salmeróm y Leonel Alvarez por Aquino y Vizcarra.

Nueva Chicago: Alejandro Sánchez; Gonzalo Vivas, Matías Valdez, Tomás Paschetta y Juan Monteagudo; Federico Fattori, Axel Juárez y Nicolás Giménez, Alejandro Melo, Maximiliano Brito y Christian Gómez. DT: Alejandro Nanía.

Suplentes: Alan Minaglia, Gonzalo García, Adrián González y Alexis Quintulein.

Cambios: ‘23m Alejandro Aranda por Brito, ‘45m Matías Vera por Gómez y ’85 Nicolás Rizzo por Melo.

Goles: ’43 Melo (CH) y ’53 Aranda (CH).
Amonestados: Alderete, Aquino, Ojeda, Salmerón y Puglia (FCO); Fattori y Vera (CH).
Arbitro: Luis Alvarez.
Asistente 1: Martín Grassis; Asistente 2: Christian Colonesse.
4to Arbitro: Jorge Broggi.
Incidencias: no hubo.
La Figura: Sergio Sánchez (GB).

Comentario:

Ingresaron a la cancha los dos equipos juntos, portando una bandera. Los de Chicago todos con el número seis en sus dorsales y yo, en esa confusión buscaba al grandote peladito con cara de malo y que afuera de la cancha era más bueno que Lassie (la perra Collie de la serie televisiva que veía en mi niñez y hoy debo confundir a tantos). Insistí, lo busqué nuevamente en cada uno, también en los que sentaron en el banco de los relevos y nada; hasta que todos se pusieron detrás del cartel y allí era uno más: Rodrigo Espíndola homenajeado por sus compañeros y, en un tremendo gesto, por los jugadores de Ferro que saltaron a la cancha con un brazalete negro en memoria del rival, arteramente asesinado en esta sociedad llena de miedo en que vivimos. 

Un párrafo aparte para los hinchas de Oeste que acompañaron con aplausos el recorrido que llevó a los protagonistas hasta el círculo central. No se quedaron allí, en un grado humano tan en decadencia, sufrieron el gol en contra pero cuando su autor, Melo, levantó la camiseta al cielo ofrendando el tanto a su compañero muerto, acompañaron con aplausos para darme un cachetazo a la frase que escribí líneas arriba y que mencionaba a una sociedad enferma; no, todavía encontramos gente con valores como el respeto al otro. Ojalá sean más estos y no los… iba escribir un insulto, me detuve para que el texto no se vea empañado porque el gesto en la noche fría de Caballito invita a creer, aunque nuestros gobernantes, de los distintos colores nos quiten la ilusión cada mañana.

Ah, hubo un partido donde jugaron poco, tuvieron enormes deficiencias y que hizo más fría a la noche fría. Alderete en base a su característica garra hizo presencia en el círculo central y desde allí buscó apuntalar a su equipo, que no lo acompañó; los de adelante nunca le ofrecieron una opción de juego y los de atrás dejaron espacios que un dubitativo Chicago no supo aprovechar. En la libreta de apuntes quedó un centro de Melo que Brito se aprestaba a mandar al fondo de la red cuando apareció Incorvaia para desviarla al tiro de esquina. Más tarde una jugada dudosa con el mismo “9” de Chicago como protagonista; que terminó en el fondo del arco y anularon por un off side, al menos, discutible. Tan discutible como el corte de Sánchez sobre Vizcarra que, desde mi posición en lo alto del Arquitecto Echeverry, fue penal. No para Luis Herrera quien, más cerca, reprendió al delantero de Ferro.

Entonces, cuando irremediablemente nos íbamos al entretiempo con un cero gélido, en una pelota parada para Chicago ejecutó Giménez, peinó hacia atrás un jugador local y Paschetta detrás de todos la puso al medio por donde ingresaba Melo quien, con toque corto la mandó al fondo de la red. Corrió hacia un lateral, un auxiliar le alcanzó una camiseta que mostró ante el mencionado respeto de los parciales locales, que comenzaban a perder el encuentro.

La molestia muscular que no le permitió volver a Gomito para el segundo tiempo le permitió a Chicago equilibrar las piezas en el medio porque el ingreso de Matías Vera sirvió para juntarlo con Juárez y Fattori, allí el Pelado de Chicago, al compartir la marca con otros dos compañeros se liberó para iniciar el juego que tuvo continuidad (poca) en Nico Giménez. Ferro seguía sin aparecer y su gente pedía por el Pupi Salmerón e insultaba a Perazzo.

Aranda (que ingresó por Brito lesionado promediando el primer tiempo) aprovechó un pase profundo de Vivas para encarar al arquero y definir entre las piernas de López. Primer gol del juvenil santiagueño que reúne a la gente de su pueblo, Monte Quemado, para seguirlo en cada partidos en que juega.

Ya estaba todo definido aunque solo pasaron ocho minutos en la etapa complementaria. Chicago cerró sus líneas, distrajo la pelota y la débil reacción de Ferro lo llevó a cuatro aproximaciones con Pérez, dos de Sánchez y Renzo Vera en el final. Con poco el conjunto de Mataderos fue más y se llevó las unidades en juego para dos equipos que buscan con desesperación el final del torneo para volver a empezar.

Reportó: Julio Cordara 

No hay comentarios: