sábado, 28 de mayo de 2016

Sportivo, penalizado con la igualdad



Club Lujan 1 - Sportivo Barracas 1

LA SINTESIS:

Estadio: Campo de Deportes Municipal de Lujan.

Horario: 15:30 horas.

Fecha: 28 de mayo de 2016.

Público: 500 personas.

Lujan: Juan Gomez, Mauro Rubira, Mateo Pighin, Luciano Moreyra y Luciano Monasterio; Santiago Fredes, Federico Carneiro, Adrian Maldonado y Sergio De Santis; Matias Soria y Lucas Scarnato DT: Walter Cataldo
Suplentes: Matias Lescano, Delfor Minervino, Martin Perez Bianchi, Daniel Sosa Caceres, Agustin De La Cuesta, Camilo Buchely Contreras y Mariano Gorosito.

Cambios: 58m  Agustin De La Cuesta x Santiago Fredes, 62m Mariano Gorosito x Luciano Moreyra, 75m Daniel Sosa Caceres x Matias Soria.  
 
Sportivo Barracas: Walter Cáceres; Carlos Ricci, Maximiliano Montenegro y Maximiliano Rivas Bolaños; Gonzalo Valdez, Ezequiel Cohen, Nicolas Lopez y Elias Di Biasi; Felix Orode, Sergio Rodríguez y Alejandro Acuña DTs: Damián Infante y Claudio Vidal. 

Suplentes: Gonzalo Acevedo, Emanuel Barros, Patricio Bernabe,  Ezequiel Sánchez, Juan Pablo Rial, Julian Bottaro y Patricio Costa Repetto.

Cambios:  80m  Patricio Bernabe x Alejandro Acuña 87m Julián Bottaro x Felix Orode.

Goles: 51m Alejandro Acuña  -Tiro Libre- (SB) y 92m Lucas Scarnato -Penal- (LUJ).

Arbitro: Edgardo Kopanchuk.
Asistente 1: Alan Gonzalez. Asistente 2; Nahuel Santanocito.
Amonestados: Juan Gomez y Mateo Pighin (LUJ) – Sergio Rodriguez, Elias Di Biasi y Nicolas Lopez (SB).
Incidencias:  Expulsado – Ezequiel Cohen (SB).
La Figura: Carlos Ricci (SB).

Comentario:

Como si alguien de las altas esferas, hubiera leído nuestra crónica la fecha pasada, el partido que estaba programado originariamente para el dia lunes, de repente apareció para jugarse en sábado. De más está decir, que a la prensa especializada como quien suscribe y a esos tres hinchas genuinos de la primera hora que van a todos lados, la noticia nos puso más que chochos de contentos. (Mantendré su identidad en reserva, pero son los entrañables hermanos Macana y Bosterix, es todo cuanto voy a decir) Asi que la cita fue en la esquina de siempre, a la hora señalada y puntualmente partimos con rumbo a la cancha del Lujanero. Tarde gris, con esa amenaza de lluvia bien latente, pero nunca nada nos detiene y autopista mediante arribamos a la ciudad de Lujan. Una vez en el destino deseado, dimos la consabida recorrida urbana, y de repente esa barrera que nunca baja, justo nos toca a nosotros. Un mini convoy ferroviario de locomotora y dos vagones que pasa de lo más campante, ante nuestra mirada atónita y sorprendida. Sera una señal, pensé íntimamente.

Basta de prolegómenos, que el árbitro Edgardo Kopanchuk -recuerden este nombre- da el pitazo inicial y comenzó el juego. El trámite del partido enseguida se exhibió claro. Toda la acción se desarrollaría por el medio de la cancha, de modo trabado y muy desprolijo. Mas peleado que jugado, allí estaban ambos equipos lidiando afanosamente por quedarse con el balón. Los minutos pasaban y el buen pie de los jugadores del equipo visitante, empezaba a rendir sus frutos, aunque sin sacar una marcada diferencia. Orode siempre como opción en el extremo derecho de la ofensiva arrabalera. Por el centro esta vez fue el turno de Rodriguez y como tercera alternativa de ataque, Acuña que se mueve por una banda o por la otra, buscando con la rotación llevar adelante, la mejor contra posible. El local, por su parte, no muy amigo del juego asociado, comenzó a lanzar pelotazos hacia sus delanteros. Solo Ruvira por la banda izquierda se reportó como usina generadora. Mientras que el veterano Maldonado hacía lo propio, capitalizando todas las pelotas paradas.

El primer tiempo se desarrolló sin mayores sobresaltos en ambas áreas y el lapso más próspero lo protagonizo Sportivo Barracas, entre los 25 y los 40, con la mejor jugada colectiva primero y luego con una apilada de Ricci que desde su campo, llego limpiando a todos hasta las huestes lujaneras.
En este punto, habria que esperar hasta el advenimiento de la etapa complementaria, para sacudirnos de la modorra futbolística. Minuto 51. Di Biasi que la recibe en tres cuartos de cancha sobre la derecha y con su mejor perfil traza la diagonal hasta que en las proximidades del área lo derriban. Tiro Libre para Sportivo Barracas. Minuto 52. Acuña que acomoda el balón, -este sabe- y se siente una fragancia agradable que invade al campo municipal. Perfume de gol, se escuchó decir a un comentarista que anticipaba lo venidero. El pie derecho del jugador que besa a la redonda como el mejor amante y allí va ella con un solo destino factible, dejando atrás la barrera. El arquero de Lujan que certifica como testigo privilegiado, la concreción del acto de amor y es Gol Arrabalero. Golazo y festejo para todo el equipo visitante, para dejar atrás cualquier fantasma de promedio a la vista. De ahí en adelante, el esbozo de planteo de Lujan, se volvió aún más desesperado. El técnico lujanero no tardo en meter sus tres cambios, el primero por lesión de Fredes  Todas alternativas para sumar en ataque. Aunque la opción más peligrosa siempre siguió siendo los lanzamientos de pelota parada de Maldonado, que se multiplicaron sobre el área visitante.

Sin perjuicio de ello, nada inquietaba al arco defendido por Caceres. La defensa firme, bien concentrada en lo suyo, con Ricci, Montenegro y Rivas Bolaños, más los relevos oportunos de Valdez y Di Biasi. Ni hablar de los incansables Cohen y Lopez que por el medio, muerden, presionan y quitan, para otorgar la mejor opción de ataque. El visitante tuvo para ampliarlo a través de Valdez y Orode, pero en ambos casos quedaron cortos. El local, solo conto con una chance inmejorable. Un cabezazo a quemarropa de Pighin en el área chica que encontró a Caceres bien ubicado y atento para conjurar el único intento serio del anfitrión en la segunda etapa.

La suerte parecía echada, pero a veces a la fortuna hay que ayudarla o mejor dicho, contradecirla y eso precisamente, corrió a cuenta del árbitro Kopanchuk. Minuto 91. Una ley de ventaja que se retrotrae, y la pelota que le queda a De Santis, apenas afuera del área grande visitante. El puntero patea hacia adelante donde se encuentran entreverados jugadores de ambos equipos y cuando el balón vuelve hacia su posición producto de un rebote, allí se lo observa al hombre de negro señalando Penal favorable a Lujan, en el ocaso del partido. Nadie lo grita, ni siquiera  la nutrida hinchada local se da por enterada ante semejante disparate. Solo en la mente de Kopanchuk, vaya a saber que pensó en ese momento, se ve una acción prohibida llevada adelante por Cohen, quien fuera de sí, atina a mostrarle los rastros de barro de la pelota a la altura del hombro. Nada modificara lo irreversible y Scarnato cambia el penal por gol. El resto de tiempo estuvo de sobra, solo para caldear más los animos, tras el descabellado e injusto fallo de Kopanchuk.

Huelgan las palabras, y lo que parecía una laboriosa victoria de Sportivo Barracas, se convierte en un despojo, a manos del árbitro de partido. Una pena grande y mucha bronca se lleva de Lujan, la delegación visitante cuando todo estaba para celebrar y de repente la historia, concluye de otra manera. 

Reportó: Sergio Pepe 
 

No hay comentarios: